Funcionalidad y beneficios de los códigos de barras

junio 06, 2018

Beneficios de los codigos de barras

Aunque desde hace años forman parte de nuestro día a día, todavía hay personas que desconocen la función real de los códigos de barras. Los encontramos en los productos y envases y su presencia redunda tanto en beneficio de las empresas como de los propios consumidores. En la entrada de hoy vamos a hablar de los enormes cambios que estos sistemas han provocado en la sociedad actual.

¿Qué son los códigos de barras?

Los códigos de barras están formados por una identificación única, compuesta por una serie de números y líneas de diferente tamaño y grosor. Para hacernos una idea, sería algo así como el “D.N.I.” de los productos, de forma que podemos localizarlos en cualquier momento y conocer su ubicación actual, así como otros datos referidos a su composición o estado. De esta forma, cada artículo es único y puede ser diferenciado de los cientos o miles que se encuentren en la cadena de producción, el almacén o el transporte hacia su destino.

Esto es especialmente útil cuando llega el momento de hacer las tareas de inventario, ya que los equipos de lectura manuales o automáticos van a ahorrarnos un montón de tiempo. Su uso está estrechamente ligados a los códigos, ya que son necesarios para interpretar los datos marcados. Se trata de equipos ligeros que pueden transportarse sin problemas para trabajar allí donde sea necesario.

Ventajas para las empresas

Cualquier producto que posea un código de barras homologado entra automáticamente en el mercado global, por lo que supone el punto de inicio para todas aquellas empresas que quieran tener relevancia a nivel internacional. Además, reducen considerablemente los gastos logísticos y productivos por cada unidad, ya sea un envase o caja.

En el caso de los productos perecederos, se calcula que el rendimiento aumenta en torno a un tercio, ya que la mejor gestión de los mismos previene que cumplan sus fechas de vencimiento. Y son una herramienta muy interesante para conocer los comportamientos de los consumidores, ya que nos dan una idea de todo aquello que les interesa y por tanto están dispuestos a comprar.

En definitiva, acortamos los plazos de entrada y salida en el almacén, facilitamos la reposición de los productos y el inventario de stock. Limitamos en gran medida los errores humanos y tendremos la posibilidad de localizar cualquier producto desde que se adquiere la materia prima, se transforma, almacena y llega a los canales de distribución.

Ventajas para los consumidores

Los productos que cuentan con códigos de barras están totalmente automatizados cuando llegan a los comercios, por lo que se reduce la probabilidad de error en el precio y otras cuestiones que son muy molestas para los consumidores. Nos dan acceso a una mayor información, como datos de origen, elementos usados para la fabricación o tablas nutricionales, algo que puede decantar la balanza a la hora de elegir entre varias marcas. Además, en los últimos tiempos es habitual que los códigos interactúen con los dispositivos móviles, de forma que mediante aplicaciones pueden comunicarse de manera directa con los fabricantes. Y por último, y no menos importante, tendrán la garantía de que el artículo cumple con todas las normativas legales.