La trazabilidad y el dinamismo del sector farmacéutico

noviembre 08, 2017

La trazabilidad y el dinamismo del sector farmacéutico

El sector farmacéutico está sumido en un proceso de cambio constante que afecta no solo a sus métodos de producción sino también a su logística y distribución. Las soluciones de trazabilidad consensuadas deben ser lo suficientemente flexibles como para adaptarse a estos nuevos escenarios y reaccionar rápidamente ante cualquier cambio que surja. En la entrada de hoy vamos a hablar de la actualidad de la industria sanitaria y las opciones que tenemos para mejorar la producción y la verificación de la mercancía.

La actualidad del sector farmacéutico

El sector farmacéutico se está recuperando de la recesión económica mundial de los últimos años. La pérdida de poder adquisitivo ha supuesto una fuga de potenciales clientes, disminución de ventas a laboratorios y farmacias y por tanto una mayor competencia. Para hacerse visibles en una rama tan competitiva es necesario encontrar tecnologías que garanticen la trazabilidad de los productos. ¿Por qué?

Las ventajas de la trazabilidad

La trazabilidad permite rastrear todos los procesos productivos, desde la obtención de la materia prima hasta su llegada al consumidor final. Esto nos da una perspectiva global de nuestra situación y nos permite tomar las medidas necesarias para mejorar la eficacia de nuestra empresa.

Y por otro lado, en un sector como el farmacéutico donde no se pueden cometer errores, detectar a tiempo un lote defectuoso y sacarlo del mercado puede salvar la imagen de la marca. Los escándalos relacionados con efectos secundarios, infecciones y demás eventualidades proporcionan una publicidad muy negativa que puede acabar con la confianza en nuestra empresa.

Del fabricante al mayorista

El esquema tradicional de la distribución farmacéutica consiste en la venta de medicamentos del fabricante al mayorista, que es el que se encarga de distribuirlos a las farmacias asociadas. Esto se hace así sobre todo por problemas de stock, ya que éstas tienen poco espacio. Frente a esta política de ventas clásica está surgiendo una alternativa que se basa en la venta directa de los laboratorios a la farmacia.

Este cambio supone adaptarse a las regulaciones de los medicamentos, que es muy estricta y cambia con frecuencia. La correcta trazabilidad de los productos es la única solución para que los productos sanitarios estén controlados y cumplan con estas normativas. Para registrar los lotes de medicamentos o envases individuales, así como todos los movimientos de entrada y salida, es indispensable que cuenten con un código que se pueda leer de manera automática, sin errores y con una velocidad que no retrase la actividad normal de una empresa.

Los códigos QR o Datamatrix son los más habituales en la actualidad, cuentan con la ventaja de que pueden contener una gran cantidad de datos en un espacio muy reducido y además pueden ser legibles por varios métodos de verificación, como por ejemplo los lectores ópticos y la radiofrecuencia. Estos códigos bidimensionales se caracterizan por su alta fiabilidad gracias a una tecnología especialmente diseñada para la corrección de errores y pueden leerse sin problemas, aunque estén defectuosos o parcialmente dañados, con ayuda de lectores ópticos.