etiquetadora

Las máquinas etiquetadoras se han convertido en una parte indispensable del proceso productivo, ya que permiten identificar y verificar los lotes o piezas para mayor seguridad tanto del fabricante como del consumidor. En la entrada de hoy os vamos a mostrar una serie de consejos para que elijáis el sistema que mejor se adapta a las necesidades de vuestro negocio.

 

Etiquetado comercial

En el mercado actual existen distintos tipos de etiquetado de productos, siendo el más utilizado el etiquetado comercial que se destina sobre todo al consumidor, para que así éste pueda conocer las características del producto que está comprando. En este sentido, en la industria alimentaria la etiqueta debe contener toda la información referida a la elaboración, ingredientes, componentes nutricionales, fecha de caducidad y cualquier otro dato que sea de relevancia.

 

Etiquetado de empaques

Otro de los usos más frecuentes de las etiquetas en el ámbito empresarial lo tenemos en el etiquetado de empaques o embalajes. A diferencia del anterior, este sistema está orientado a facilitar información al fabricante y mejorar la trazabilidad de los productos. Por ejemplo, se puede verificar su lote, procedencia, tipo de producto, cantidad y en algunos casos especificaciones más concretas, como por ejemplo consideraciones especiales para transportar la mercancía.

 

Las máquinas etiquetadoras

Por lo anteriormente expuesto es fácil entender que las máquinas etiquetadoras se hayan vuelto necesarias en el ámbito industrial, bien sea para incluir información relativa a los productos o identificar el estado del lote en cualquier momento. Las máquinas etiquetadoras están diseñadas para hacer más fácil tu trabajo independientemente del sector al que te dediques, alimentación, farmacéutica o electrónica. Tan solo debes escoger el modelo que mejor se adapte a tus necesidades.

 

Tipos de máquinas etiquetadoras

Existen diferentes tipos de máquinas etiquetadoras, que por norma general se clasifican según las funciones que realizan o su papel en la industria. A continuación explicaremos brevemente el funcionamiento de las más importantes:

 

Etiquetadoras manuales

En estos aparatos el proceso de etiquetado se realiza a mano o de manera mecánica, por lo que su uso está limitado a pequeñas empresas y minoristas que no tienen un alto volumen de trabajo.

Etiquetadoras semiautomáticas

El trabajo de etiquetado se lleva a cabo con ayuda de un dispositivo especial que debe ser asistido por un operario. En estos sistemas la producción es mayor pero aún pueden cometerse errores humanos, siendo su presencia habitual en empresas medianas con un volumen regular.

Etiquetadoras automáticas

En este caso el trabajo de etiquetado es totalmente automático y se realiza a alta velocidad. No importa el tamaño, forma o material, se producirán una gran cantidad de etiquetas por minuto. Estas máquinas son perfectas para medianas y grandes empresas, ya que ayudan a agilizar las líneas y no retrasan la producción por motivos de trazabilidad.

Además, son cómodas y rápidas de instalar sobre las bandas transportadoras y realizan una labor eficiente y precisa. Su relación precio y rendimiento es excelente y a la larga es una inversión muy adecuada para los negocios que no quieren parar de crecer.