Trazabilidad y seguimiento de proveedores

La industria de la automoción depende por completo de las partes suministradas por los proveedores. A medida que los pedidos comienzan a crecer en tamaño y complejidad, también aumentan los requisitos exigidos para su seguimiento. De esta forma, podemos estar seguros de que el lote llegará justo y tiempo, y en caso de que surja cualquier incidencia, lo localizaremos en cuestión de segundos. En la entrada de hoy vamos a hablar de este tema y os mostraremos las mejores soluciones que nos brinda el mercado para renovar los sistemas de trazabilidad de tu empresa. ¡Empezamos!

¿Qué sistema elegir?

Aunque son conscientes de la enorme presión ejercida por parte de las compañías del sector de la automoción, algunas empresas no tienen nada claro cuál es el mejor sistema de trazabilidad para ellos. Los ciclos de desarrollo cada vez son más cortos, lo que obliga a adaptarse en muy poco tiempo a los nuevos modelos y deja escaso margen para la innovación de las herramientas.

Debido a los precarios recursos de los que se dispone, a ciertos proveedores les resulta muy complicado llevar a cabo sistemas de ejecución tradicionales, así como implementar la infraestructura que requiere. ¿Existe alguna alternativa a este modelo?

Las nuevas soluciones de trazabilidad

Gracias a los avances técnicos de los últimos años, en la actualidad disponemos de equipos de trazabilidad y seguimiento por niveles, que además de ser sumamente eficaces están al alcance de cualquiera. De esta forma, tenemos la opción de personalizar el modelo según nuestras necesidades e intereses y estaremos mejor preparados para lo que nos depare el futuro. Por ejemplo, asegurándonos de que podemos afrontar la demanda de producción a largo plazo o que las máquinas sean capaces de expandirse más adelante.

Así, podemos comenzar con una inversión mínima que nos garantice el adecuado seguimiento de los envíos. Posteriormente, tras haber amortizado el gasto, ampliaremos las herramientas para cubrir por completo otros aspectos de la línea de producción. Estos cambios también tendrán su incidencia en la organización del almacén y otros elementos que redundan en un beneficio para nuestro negocio.

¿Qué recursos hacen falta para ello?

Minimizar la inversión de la infraestructura necesaria para la trazabilidad de los productos es sin duda el elemento clave. Las nuevas impresoras de tinta y otras tecnologías, como por ejemplo el micropunto, permiten garantizar el seguimiento por parte de los proveedores y no requieren el gasto de un sistema a escala completa. Por otra parte, los lectores ópticos para verificar los códigos de barras, QR, Datamatrix o cualquier sistema de datos, son sumamente fáciles de manejar, ligeros y nos permiten adaptarnos a cualquier punto del taller o el almacén.

Además, se trata de equipos que pueden ser operados por cualquier persona, sin necesidad de conocimientos técnicos previos. De igual manera, las tareas de mantenimiento son muy sencillas y pueden llevase a cabo sin necesidad de parar la cadena de producción. Si tienes alguna duda con respecto a las mejores soluciones de trazabilidad para tu empresa, ponte en contacto con nosotros, estaremos encantados de aconsejarte los equipos que mejor se adaptan a tus necesidades.