Trazabilidad y su control completo de la produccion

La trazabilidad engloba un conjunto de elementos que hacen referencia a las distintas etapas de la producción: desde que se obtiene la materia prima, se elabora el artículo y llega a manos de los consumidores finales. De esta forma, podremos saber toda la historia de un lote o producto, su fecha de fabricación, ubicación actual y la trayectoria que seguirá en el futuro. En la entrada de hoy vamos a hablar de este tema y mostraremos las mejores soluciones para que tu empresa compita en igualdad dentro de su sector.

Herramientas de la trazabilidad

Estos procedimientos nos van a permitir conocer todos los datos referentes a un producto. Esto es posible gracias a una serie de máquinas y técnicas muy efectivas que son conocidas como herramientas de trazabilidad. Según su función, pueden ser internas o externas

Trazabilidad interna

Se trata del camino y los procesos que se llevan a cabo de manera interna en una empresa, con el objetivo de controlar la trazabilidad de la misma. Los ejemplos más habituales son la composición del artículo, las condiciones que sufrirá durante la manipulación, temperatura y otros datos de suma importancia como el número de lote o el turno donde se efectuó.

Trazabilidad externa

Se basa en externalizar los datos básicos extraídos en el apartado anterior, a los que se añaden algunos adicionales. En este sentido, hay que tener en cuenta el trayecto que recorre el producto cuando abandona los almacenes de la compañía, considerando elementos tales como los cambios de temperatura o la rotura de los envases. De esta forma, tendremos una imagen más global del funcionamiento logístico, podremos saber qué es lo que no funciona y cambiarlo.

Beneficios industriales

Básicamente, la trazabilidad de un producto sirve para identificarlo en cualquier momento. Para ello, será necesario contar con los mejores equipos de impresión por tinta, que se adaptan sin problemas a gran cantidad de envases. O bien elegir aparatos de marcaje por micropercusión, que son perfectos para materiales muy duros como el acero. La elección depende del sector industrial en el que se mueva tu compañía. Y claro está, para leer de forma rápida y eficiente los datos impresos nos harán falta lectores ópticos y decodificadores de códigos de 1D o 2D, QR o Datamatrix.

La implantación de un sistema de trazabilidad en tu empresa va a permitir adaptarte a las nuevas exigencias legales establecidas por la UE, que requieren una identificación especial para ciertos productos, así como el tratamiento de la información de manera clara y precisa. Además, si hubiese cualquier incidencia en un lote en concreto, podríamos localizarlo en tiempo real y apartarlo del mercado. Todo esto tiene una enorme repercusión en la imagen de tu marca y aumenta la fidelidad de los clientes.

Los equipos de marcado y verificación también tienen otras utilidades en la empresa, relacionadas con la logística, la gestión de flotas y toda la infraestructura propia del transporte. Incluso encuentran usos en la seguridad, como es el caso de la lectura de matrículas, la vigilancia de perímetros o el control de acceso.