DPM: Marcado directo de piezas

DPM son las siglas de Direct Part Marking, que significa “Marcado directo de piezas”. Esta técnica se caracteriza por marcar directamente la información sobre un producto, así como cualquiera de sus componentes. En el artículo de hoy vamos a hablar un poco de las características de este formato, sus ventajas y las industrias donde su presencia es más habitual. Y de paso, también haremos referencia al código Datamatrix y aprenderemos cómo leerlo.

Limitaciones de las etiquetas

La gran ventaja que tiene el marcado directo es que crea una conexión indisoluble entre un producto y su información, conectando a ambos para siempre. Esto no ocurre cuando éste usa una etiqueta adhesiva o similar, ya que se puede desgastar o simplemente perderse.

¿Dónde se utiliza el marcado directo?

El marcado directo de las piezas abarca una gran cantidad de sectores industriales distintos, destacando la ingeniería mecánica y electrónica o la automoción. Pero en general, lo usan aquellas empresas en las que la controlar la trazabilidad de lo que producen es indispensable.

Materiales y métodos de marcado

Está técnica puede usarse en casi todas las superficies y se adapta especialmente bien a las formas complicadas. Los materiales más usados, sin embargo, suelen ser plásticos o sintéticos, aunque también hace una excelente labor en metales y cristales.

En cuanto a los métodos más comunes para marcar directamente la información en una pieza, suelen ser el grabado láser, el marcado de chorro de tinta y el marcado de aguja.

¿Qué formato usa la marcación directa?

Existen distintos formatos para mostrar la información de un producto, pero normalmente en este caso se usan los códigos DataMatrix, que cuentan entre sus ventajas que no ocupan demasiado espacio y son bastante seguros gracias a su redundancia.

Características de la Datamatrix

Datamatrix o “matriz de datos” es un novedoso sistema de codificación en 2D que permite recopilar una gran cantidad de información en un espacio muy pequeño. Destaca por su gran fiabilidad gracias a, como hemos mencionado más arriba, su sistema redundante, que permite corregir errores y leer códigos que se encuentra hasta un 30% dañados.

Estos códigos no necesitan un alto contraste para leerse y están compuestos por celdas de color blanco y negro, a veces microperforadas y que forman una silueta cuadrada o rectangular. Pues bien, cada una de estas celdas es un bit de información que puede ser codificada como texto o raw (datos en bruto).

Estos códigos Datamatrix son capaces de identificar al detalle todos los componentes que posee la pieza marcada, incluyendo su fabricante, número de producción y de serie. Comenzaron a usarse en la industria aeroespacial y actualmente países como Estados Unidos están exigiendo que cada componente de un avión esté debidamente marcado por este código.

DPM Marcado directo de piezas

[vc_separator type=»invisible»]
[vc_button text=»VER» type=»primary» align=»center» url=»http://ibec.es/categoria-de-producto/lectores/#»]